Sábado, 19 de agosto de 2017

Ahora que tantos se indignan con las fotos escabrosas de Barcelona es buen momento para enseñaros algunas de las últimas premiadas en el World Press Photo.

Olivier Laban-Mattei. Morgue, Haiti 2010.Olivier Laban-Mattei. Morgue, Haiti 2010.

No, no estoy reclamando publicar fotos truculentas ni dejar de hacerlo (haced lo que queráis, yo las voy a ocultar siempre), lo que estoy reclamando es igualdad en el trato, que un muerto valga lo mismo independientemente de donde esté hecha la foto. Si la foto de un niño destripado en Bangladesh merece un premio y es informativa también lo ha de ser la de un niño destripado en las ramblas de Barcelona, o acaso los de Bangladesh no tienen el mismo derecho a informarse de lo que pasa en Barcelona.

Por eso no puedo estar de acuerdo con JC Monedero. Si efectivamente, como el aduce (y tiene razón), publicar fotos de los muertos en un atentado es hacerles gratis la campaña publicitaria a ISIS, también le harán campaña a ISIS los Sirios muertos cruzando el Mediterráneo, no únicamente los catalanes muertos en las ramblas o los parisinos de una discoteca. Pero que la foto del pequeño Aylan sea información gráfica de denuncia social y política y la foto del pequeño Joaquín un morbo innecesario y contraproducente… pues me cuesta mucho no ver un clasismo racista.

No puedo evitar cierta sonrisa cínica de imaginar la exposición del World Press Photo de este año en las calles de Barcelona, llena a rebosar de gente aplaudiendo la calidad artística de la cara descompuesta por el dolor de ese padre sirio con su hijo en brazos.

Manu Brabo. Aleppo (Siria) 3/10/2012.Manu Brabo. Aleppo (Siria) 3/10/2012.

Jueves, 27 de julio de 2017

Seguro que todos habéis visto esas imágenes de gente recogiendo comida en un contenedor de basura, la escoria de la sociedad sobreviviendo al mismo nivel que un perro callejero.
Si además el camarógrafo tenía un poco de morbo ó el encargo de filmar morbo seguro que además habréis visto esas secuencias acompañadas de primeros planos de manos rebuscando bandejas de comida entre plásticos sucios, moscas, restos orgánicos en proceso de descomposición, objetos mugrientos e irreconocibles y de líquidos viscosos de color remotamente verdes o amarillos.
Pues no os perdáis el inicio del vídeo, os va a gustar ver donde y en que condiciones extraen los pescadores los majares del litoral valenciano. No, no la pesca de los parias y miserables, sino la pesca que llega a las terrazas de los chiringuitos a precio de viruta de oro.

Atentos a los primeros segundos del reportaje. Mediterráneo en estado puro. Si esto no es comer de la basura no se qué es.

Jueves, 26 de enero de 2017

Punto uno: la paliza que le dieron a la zagala en Murcia, con patadas y puñetazos en el suelo a alguien que no se defiende es de hijoputas, deficientes mentales y tropas falangistas.

Punto dos: espero con ansia el día en que apliquen y pongan en práctica en mi persona las políticas sociales, religiosas, económicas, militares, policiales, educativas, etc… que divulgo y de las que participo, así como los valores éticos y morales que trato de practicar de diario.
Es decir difundo una ideología que sinceramente espero algún día poder disfrutar y practicar.
Por lo tanto no me queda más remedio que alegrarme por la chica a la que dieron un paliza porque a lo que se ve pudo “disfrutar” de las políticas y el civismo que ella divulga. Es una suerte que tuvo ella de la que yo no puedo disfrutar, todavía.

Un proverbio árabe resume este pensamiento muy bien: Que Ala te conceda el doble de lo que tu me deseas.

Pd: No conozco mucho el tema, pero hasta donde se, la chavala que recibió la paliza es militante de movimientos neonazis. Si no fuese así obviamente lo dicho anteriormente carece de sentido.

Miércoles, 11 de enero de 2017

“El 40% de los españoles no lee nunca ni le interesa la cultura”

Con esta frase (más o menos) se han despachado a gusto el 99% de la prensa estos días a cuenta de un estudio en el que por lo visto han salido a la calle y le han preguntado al personal cuantos libros compró el año pasado y en base a sus respuestas han “medido” el nivel cultural del país.
Lástima que en la misma encuesta no midiesen ni el nivel intelectual del patrocinador ni su inocente interés comercial en que nuestra cultura VISA mediante (estos estudios están patrocinados por el Gremio de Editores, sí he escrito bien, editores, no escritores).

Resulta tan patético y ridículamente dieciochochesco que en pleno siglo XXI todavía se siga equiparando el aspecto puramente comercial de un negocio de hojas impresas con el crecimiento cultural de un país ninguneando otros muchos medios de adquirir y difundir cultura que aburre.
Que los señores editores defiendan su negocio me parece lógico, que todos los medios de comunicación (y de difusión cultural) traten de manipularnos de forma tan burda resulta bochornoso, ELPAÍS lo deja meridianamente claro es su artículo

En Finlandia, por citar uno de los países modélicos en este sentido, los libros leído por habitante al año son 47.

Si un año tiene 52 semanas, el “hombre ideal” es una persona que se lee UN LIBRO ENTERO CADA SEMANA y descansa un mes. No creo que valga la pena ni comentarlo.
O sí, vamos a comentarlo, porque EL IDEAL para ilustrar la noticia no se le ha ocurrido nada mejor que utilizar la fotografía de un grupo de adolescentes tiradas por los suelos leyendo.
Si uno se para y se fija en la foto verá que TODAS están leyendo la novela GREY (aquí más conocida por “Cincuenta sombras de Grey“) un libro que enseña a las mujeres las ventajas de dominación y la sumisión al macho dominante.
Creo que a estas alturas deberíamos ir pensando en cambiar el concepto que tenemos de cultura y desasociarlo, no sólo del comercio editorial sino siquiera de la lectura de libros, de lo contrario cualquier día de estos se nos va a colar en prensa una foto de Josu Ternera leyendo un manual de explosivos y al pie de foto escriban “Están leyendo!! El paradigma de la cultura!!“.

Martes, 25 de agosto de 2015

Es impresionante el grado de tolerancia que las autoridades tienen con los toros o los encierros.
¿Os imagináis carreras de motos, de bicis, parapente, puenting, playas del litoral, concursos de taberna o discotecas mallorquinas que produjesen 10 personas muertas y decenas de heridas en apenas dos meses de veraneo?
Cualquier otra actividad sería prohibida ipso facto, recibiría inspecciones de hacienda y de sanidad… pero, en cambio los muertos a cuernos de toro caen como moscas y parecen ya formar parte de la idiosincrasia de nuestra climatología y aquí por más desastres que haya dimitir sigue siendo un nombre ruso…

¿Os imagináis lo que duraría una sala de conciertos si montase una valla de protección tal que así?

La grabación es de hoy en Torrecilla (Valladolid).

Sábado, 15 de agosto de 2015

El mensaje es claro, no mantenga a sus vacas en un establo sucio y maloliente, pero si lo hace y ve aparecer a la Guardia Civil al menos coja un cuchillo átelo al extremo de una escoba y líese a darle puñaladas a sus vacas al grito de “VIVA SAN FERMIN!!”. Cuanto más grite la vaca más tradición.

Para darle credibilidad a su folclore local haga esto en un avanzado estado de intoxicación etílica, vistiendo unas bermudas de color verde que le venga 6-7 tallas pequeñas y al que previamente ha cosido miles de cascabeles y trocitos de papel plata.
Con un poco de suerte vendrán las autoridades a defender su derecho a ser puto marrano y un salvaje violento, y si lo repite varios años incluso puede que le den una subvención.
Si vive usted cerca de Tordesillas puntúa extra hacer esto montado en un caballo.

Dos noticias, un maltratoDos noticias, un maltrato

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons