Muchas veces haciendo fotografias del paisaje me quedo pensando: ¿Cuantos animales o hechos curiosos habré capturado sin saberlo al retratar un gran paisaje? La cantidad de cosas curiosas que tendré atrapadas en el álbum de fotos sin saberlo, a la espera de que sean descubiertas simplemente por azar.

El otro dia haciendo una panorámica de la rambla de la Bocaoria (Srra Muela) ocurrió eso mismo, que retraté accidentalmente a un “invitado inesperado“, pero esta vez sí que me dí cuenta. ¿lo veis en la foto?
El inquilino de la foto I
Si no lo vés cliquea en sigue leyendo para descubirlo…
Efectivamente un zorro ya crecidito se cruzó la foto de arriba a abajo siguiendo la rambla. El inquilino de la foto II
No cambié de objetivo para tratar de “acercarlo más” pensando que no me daría tiempo más que de sacarle el culo, y probablemente me equivoqué porque estuvo un buen rato por debajo mia, sin enterarse de nada, olisqueando y marcando el territorio que, después de comer, es la segunda actividad preferida de un zorro.